Anatomía para el movimiento: línea 2

Anatomía para el movimiento:línea 2 es un proyecto en progreso que se inicia el año 2013 con la observación de un material parecido a un alambre común, pero reactivo a los pulsos eléctricos. El alambre – músculo*, es una aleación de níquel y titanio que, en presencia de electricidad, se retuerce y contrae.

Ante la observación de esta propiedad, es que aparecen en el imaginario de la autora la idea de lo vivo y lo maquinal – sin llegar a ser un robot – sino que desde la sutileza de su movimiento y la seducción de la forma orgánica. La observación contemplativa de su ritmicidad y forma (el alambre se mueve al son de pulsos eléctricos regulares), es la que tienta a registrar el movimiento de manera secuenciada, del mismo modo en que se estudian las particularidades anatómicas de los músculos del cuerpo humano (o de otros seres vivos) y de alguna manera, imitando en parte ciertos códigos visuales de la ilustración científica. Es en este aspecto de Anatomía para el movimiento, en donde la ilustración dispuesta de manera secuencial de aquello que está en movimiento, se vuelve un lenguaje particular -no hablado, sino visual- que hace sentido siempre y cuando se tenga noción del referente ‘vivo’ (el alambre retorciéndose en la lámina), así como también una comprensión entrenada para aquello que se da como una condición innata: entender la traducción de lo que está en movimiento a líneas en un plano, en donde el tiempo se vuelve espacio.

* traducción literal del inglés: muscle wire