El Ojo que ve todo

Esta obra consiste en una proyección que solo ocurrirá de noche y que será visible desde la calle, transformando el ventanal en un vitral tipo catedral. Se utilizará el lenguaje multicolor de los vitrales medievales, incluyendo imágenes en movimiento. El objetivo es otorgarle una  presencia nocturna a la infraestructura del museo, un aviso al transeúnte de esta nueva capa. La instalación consiste en 3 retroproyecciones nocturnas en el ventanal circular del frontis del MNBA.