Amarrar a los cerros

Aldair Indra



2016
En colaboración con Yhomara Muñoz
Registro de intervención realizada en Alto Pampahasi, Alpacoma, Mallasa, Alto Achumani, en la ciudad de La Paz, Bolivia.
Registro y edición de Antonio Elías
10 minutos

“Lo que dice la gente es que en Callapa había ido a visitar una cholita, pero no sé si será la verdad o no sé… y dice que según eso habría hecho derrumbar. La cholita según ellos es víbora, ese dice que es como víbora, que se convierte en víbora.” // Las artistas realizaron una intervención en las cuatro zonas más altas del área metropolitana de La Paz, Bolivia: Alto Pampahasi, Alpacoma, Mallasa y Alto Achumani. Estas zonas han sido categorizadas como “zonas negras”, no urbanizables. Son los bordes de la hoyada paceña. // Los Lengua-Maskoy creen que una fogata hecha con la madera del palo santo evita que los espíritus maléficos se acerquen a las viviendas. Le atribuyen tal propiedad debido a la particular claridad de las llamas que surgen de esta madera encendida. De hecho, se puede observar que muchos Lengua-Maskoy hacen su fuego casi exclusivamente con la madera del palo santo. Si alguien de la población indígena ha visto un espíritu maligno o ha tenido contacto con una persona que ha visto un espíritu, se purifica a todo el pueblo con el humo del fuego esta madera.

“Lo que dice la gente es que en Callapa había ido a visitar una cholita, pero no sé si será la verdad o no sé… y dice que según eso habría hecho derrumbar. La cholita según ellos es víbora, ese dice que es como víbora, que se convierte en víbora.”

Las artistas realizaron una intervención en las cuatro zonas más altas del área metropolitana de La Paz, Bolivia: Alto Pampahasi, Alpacoma, Mallasa y Alto Achumani. Estas zonas han sido categorizadas como “zonas negras”, no urbanizables. Son los bordes de la hoyada paceña.

Los Lengua-Maskoy creen que una fogata hecha con la madera del palo santo evita que los espíritus maléficos se acerquen a las viviendas. Le atribuyen tal propiedad debido a la particular claridad de las llamas que surgen de esta madera encendida. De hecho, se puede observar que muchos Lengua-Maskoy hacen su fuego casi exclusivamente con la madera del palo santo. Si alguien de la población indígena ha visto un espíritu maligno o ha tenido contacto con una persona que ha visto un espíritu, se purifica a todo el pueblo con el humo del fuego esta madera.