Volver a suspender

Ignacio Bahna



2017
1000 piedras volcánicas colgadas con hilo de nylon transparente
Sistema de ventiladores
Sistema de audio

Seleccionar material volcánico y volver a suspenderlo en una instalación que renuncia al más mínimo gesto técnico supone la revaloración de la materia como ejemplo de lo comunicante. Esta “vuelta a las cosas en sí” que exigía la fenomenología se adapta en el trabajo de Bahna a una comparecencia de otra relación con un paisaje amenazado. Los detritus de material volcánico presentes en su obra rememoran el vínculo directo con la tierra, con la geología, con la orogénesis y con el proceso constante que sucede en un tiempo geológico muy diverso a la flecha unidireccional que el antropocentrismo ha instalado en el corazón de la modernidad. El pasado es el presente, insiste en recordar esta suspensión volcánica.