Homenaje al homenaje / Monumento a Pedro Aguirre Cerda

Lorenzo Berg

Ronald Kay



80 libros

Pedro Aguirre Cerda, pese a su corta administración, sigue en la memoria de Chile como uno de los presidentes más cercanos al pueblo, debido a su origen humilde, y su alta preocupación por los problemas sociales. Sin embargo fue uno de los activadores de una metodología económica que hoy se presenta como una vanguardia a nivel mundial. Imagina que hubiera existido internet en su gobierno. El hubiera utilizado todas sus capacidades por crear una economía distribuida, descentralizada y basada en la desconcentración de las riquezas. Hubiera sido un presidente hacker. Lorenzo Berg, artista y artesano chileno, reconoció el valor de Pedro Aguirre Cerda, y en 1960, conmovido por el terremoto del 21 y 22 de mayo de ese año, se inspiró para crear el Monumento a Pedro Aguirre Cerda, que consistía en el reflejo de una tectónica nacional, y la activación de una especie de “reordenamiento de nuestro caos geográfico”. El monumento, encargado por el Ministerio de Obras Públicas, finalmente tuvo un final trágico, una especie de réplica del final de Pedro Aguirre Cerda, quien murió inesperadamente antes de terminar su periodo. Berg fue expulsado de la obra por su radicalidad, primera vez que en Chile se realizaba un monumento sin la figura del homenajeado. Su actitud fue castigada y la obra cercenada, hoy yace en el final del paseo Bulnes como un fantasma de lo que sería, donde se suponía estaría enfrentando al Congreso Nacional. El destino de la obra parece reflejar el destino de la cultura, muchas veces secuestrada por la burocracia administrativa, o el devenir de la intención de la empresa privada.  Ronald Kay en conjunto con el Consejo de Monumentos confeccionaron un libro que relata este capítulo del arte en Chile, que se presenta ahora como el homenaje del homenaje, gracias a la producción de una serie de alumnos de arquitectura de la Universidad Central guiados por el académico Sebastián de la Fuente,  quienes proponen una autoría distribuida en la concepción museográfica de esta instalación, sublimando uno de los puntos de conexión entre arte y terremotos fundacionales en Chile.