Diastrofismos

Thomas Sanchez Lengeling

Nicole L’Huillier

Yasushi Sakai



2017
Instalación audiovisual electroacústica

El término diastrofismo refiere a un conjunto de variados procesos y fenómenos geológicos de deformación, alteración y dislocación de la corteza terrestre por efecto de las fuerzas tectónicas internas.

Instalación sonora que utiliza un sistema modular para enviar imágenes por medio de patrones rítmicos. Como cimiento de la obra se utiliza un escombro del edificio Alto Río, el cual fue destruído por el terremoto del 27F. Desde su superficie unos dispositivos percuten el material, generando patrones sonoros. La disposición de los módulos en distintas densidades del escombro proporciona variaciones acústicas y distintas resonancias. Los dispositivos se comunican entre ellos; se escuchan y repiten el mensaje percutivo. Cada patrón rítmico transmite sonoramente un pixel, por lo que luego de varios ritmos empieza a aparecer como resultado una imagen.

El escombro representa un territorio que con el tiempo inexorablemente muta. La instalación intenta ser un retrato sonoro o “voz” del escombro. Su modificación no solo deteriora la materia física, sino también las proyecciones. De esta manera la destrucción material abre un ciclo de transformación. Al mismo tiempo los módulos son susceptibles a la disrupción ambiental; son sensibles a sonidos externos, por lo que humanos y otros agentes alrededor de ellos puede deformar y añadir “ruido” a la imagen final.

Este proyecto es posible gracias a la colaboración de Fundación Proyecta Memoria, organización que preserva y pone en valor los escombros simbólicos tras desastres socio naturales. Una vez que la 13ª Bienal de Artes Mediales cierre su ciclo, el escombro será recibido por el Museo Sísmico de la ONEMI.